El borracho

El borracho

  • Autor: Anónimo
  • Origen: Adquisición Misión Schiaffino (en Amberes), 1905
  • Género: figura masculina
  • Escuela: Flamenca S.XIX
  • Técnica: Óleo
  • Objeto: Pintura
  • Soporte: sobre tela
  • Medidas: 65 x 50 cm.

Compartir

El borracho Ver en alta
Nº Inventario 1922
Obra no exhibida

Comentario sobre El borracho

​​Esta obra es una clara muestra del enorme efecto que produjo la obra de Adriaen Brouwer (1605/06-1638) y que generó una gran cantidad de seguidores e imitadores (1). Muy apreciado en su tiempo - Rubens poseyó diecisiete obras suyas; Rembrandt seis y un cuaderno de dibujos (2) - fue también falsificado y copiado ampliamente hasta el siglo XIX. En 1632 debió confirmar la autoría de una obra suya que Rubens había comprado el año anterior (3).
Sus pinturas, generalmente de pequeño formato, presentan como tema escenas de la vida campesina que tienen lugar en interiores de humildes casas y tabernas o al aire libre, donde los personajes se divierten, fuman, beben, discuten y pelean. Tuvo mucha importancia en el desarrollo de la pintura de género tanto en Flandes como en Holanda. Si bien hizo su carrera principalmente en Amberes, se formó aparentemente en el taller de Frans Hals en Haarlem; allí tuvo como compañero a Adriaen van Ostade a través del que, junto a su hermano Isaac, ejerció influencia decisiva sobre pintores holandeses como Cornelis Droochsloot, Egbert van Heemskerk,, Pieter de Bloot, Antonys Victoryns (4). Tal vez fue el único que supo conferir contenido realmente humano a sus personajes. 
También pintó figuras aisladas - bustos y cabezas – que a veces forman parte de representaciones de los cinco sentidos. Muchas de ellas son, sin embargo, independientes y muestran su interés por el estudio de fisonomías y gestos, así como de ciertos aspectos psicológicos. Una de estas pinturas es la que ha servido de modelo al desconocido autor de la nuestra. Se trata de El trago amargo (5) que integra la colección del Städel Kunstinstitut de Frankurf. En ella se aprecia su interés por transmitir la expresión física de las reacciones humanas, valiéndose de una solución sintética qeu se concentra en un gesto sabiamente representado.
Nuestra obra está bastante alejada de la interpretación de Brouwer y muestra el trabajo de quien sólo intenta imitar las apariencias sin comprender lo que su autor persigue. Los rasgos del personaje de Brouwer se han convertido en una caricatura que llevada a un bebedor, ha perdido totalmente su contenido. Su realización también es pobre y carece de la sutileza de la pincelada rápida y conocedora del artista así como de su esquema de color (6). La figura, en posición invertida en relación al original, indica el uso de un grabado. Seguramente siguiendo otras obras de Brouwer, como el Bebedor dormido del Städtisches Suermondt-Museum de Aix-la-Chapelle (7), se ha completado la figura. Posiblemente fue realizada a principios del siglo XIX.Ángel M. Navarro

Notas al pie

(1) Para Brouwer, W. Van Bode, Adriaen Brouwer. Sein Leben und seine Werke, Berlín, 1924; E. Höhne, Adriaen Brouwer, Leipzig, 1960; H. Gerson y E. H. ter Kuile, Art and Architecture in Belgium, 1600 to 1800, Harmondsworth, 1960; F. C. Legrand, Les peintres flamands de genre au XVIIe siècle, Bruselas, 1953, pp. 125-127 y 235 ss.; M. Klinge, Adriaen Brouwer, David Teniers (catálogo de exposición), Nueva York y Maastricht, 1982; K. Renger, Adriaen Brouwer un das niederländische Bauergenre, 1600-1660 (catálogo de exposición), Munich, 1986.
(2) Bode, op. cit., pp. 20-22; J. Denucé, The Antwerp Art-Galleries, Inventories of the Art-Collections in Antwerp in the 16th and 17th Centuries, La Haya, 1932, pág. 68.
(3) De un inventario de 1635 sabemos que ya existían copias de sus obras. Véase M. Klinge op. cit., pág 11; K. Renger, op. cit., pág. 10.
(4) Véase F. C. Legrand op. cit., pág. 245; K. Renger, ibidem.
(5) Tabla, 47,5 x 35,5 cm.
(6) Véase H. von Sonnenburg, "Bemerkungen zu Brouwers Maltechnik" en K. Renger, op. cit., pp. 103-112.
(7) Tabla, 26 x 19 cm, inventario S. M. 169.

Bibliografía

1994. AMN, pág. 24, reproducido.