La lucha contra la muerte y el tiempo

La lucha contra la muerte y el tiempo

  • Autor: Anónimo
  • Origen: Adquisición Misión Schiaffino (Venta Ponthieu, du Havre -2° serie- Amberes), 1906
  • Escuela: Holandesa S.XVII
  • Técnica: Óleo
  • Objeto: Pintura
  • Soporte: sobre tabla
  • Medidas: 52,5 x 66,5 cm. - Marco: 91,2 cm. x 77 cm.
  • Ubicación: Sala 5 - Manierismo y Barroco

Compartir

La lucha contra la muerte y el tiempo Ver en alta
Nº Inventario 2277

Comentario sobre La lucha contra la muerte y el tiempo

​Frente a la puerta de una ciudad, la muerte, representada por un pequeño esqueleto que se cubre con un manto negro, armada con un arco enfrenta a una abigarrada multitud que portando un gran estandarte carga inúltimente contra ella. El grupo está formado por hombres y mujeres de toda condición social, desde un rey con su reina hasta campesinos y esgrimen como arma todo tipo de elemento. En el suelo se ven algunos cuerpos yacentes que ya han sufrido el embate del pequeño y terrible esqueleto.
A la izquierda la composición se cierra con un árbol de tronco corpulento. Frente a él Cronos huye con su reloj de arena y detrás suyo, un ángel toca una trompeta. En el suelo se ven esparcidos instrumentos y elementos de trabajo pertenecientes a las artes liberales, compases, cuadrantes, reglas, libros, partituras, etc. Al fondo, la composición se cierra con un paisaje ondulado donde se ven animales que corren hacia otra muerte que también dispara sus flechas delante de un edificio en ruinas. Tras los árboles del fondo, se ven un castillo y una iglesia. Algunos pájaros vuelan inquietos.
Esta composición se inspira en una obra de David Vinckboons (1576-1632) que se ha perdido y que conocemos a través de un grabado (1). En él también se ve "una lucha masiva de hombres y animales. La masa humana que llena la mayor parte de la zona derecha de la composición encuentra como oponente la pequeña figura negra de la muerte, que moviéndose con agilidad, ataca desde un lugar situado bajo las ramas de un árbol negro... Hombres y mujeres pertenecientes a las más diversas clases sociales y portando las más diversas armas, se agrupan tras una gran bandera y atacan al pequeño esqueleto... Cronos huye con su reloj de arena abandonado a los hombres para que sean víctimas de la muerte. Al fondo de la composición se desarrolla una batalla similar entre la muerte y el reino de los animales" (2).
Adquirido por Eduardo Schiaffino en Amberes, figuró en el Museo como obra de Pieter II Brueghel, d'Enfer (h. 1564-1638) hasta 1936 cuando fue estudiada por C. L. van Balen quien, teniendo en cuenta el grabado que mencionamos, pensó que había descubierto la pintura original de Vinckboons (3). Korneel Goossens, en su trabajo dedicado al pintor (4), la considera una copia pensó que el original era la obra que se conserva en el Fine Arts Museum de Boston. Seymour Slive, en el extenso comentario bibliográfico dedicado a la obra de Goosens considera que ambas versiones fueron realizadas a partir del grabado de Boetius a Bolswaert (1580-1633) (5).
En relación al grabado, si bien esta pintura presenta idéntica solución en sus líneas generales, vemos que el encuadre ha variado ligeramente. Nuestro pintor ha usado una caja escénica más amplia, dando mayor espacio al primer plano. La diferencia más importante sin embargo reside en la representación de los personajes. Sólo son fieles los que están en la primera línea y algunos destacados del conjunto como el rey y la reina o el joven tocado con sombrero con plumas que empuña una espada, mientras que los demás han sufrido variaciones. En el interior de la puerta aparecen clérigos y eclesiásticos que en el grabado están ausentes; allí se ven hombres del pueblo. Las figuras de nuestra pintura son de un dibujo pobre y duro y carecen de la vitalidad y el dinamismo con que se presentan en el grabado. También en el fondo hay cambios pues en la pintura han aparecido una iglesia y un castillo y en el grupo de animales se ve al menos un animal fantástico -un unicornio- que no figura en el grabado. Evidentemente nuestro desconocido pintor ha tomado como base el grabado en cuestión. Su pintura, especialmente las figuras, carecen de la maestría de un pintor como Vinckboons, por lo que pensamos que se trata de un artista a él vinculado que trabaja con un tema que gozó de alguna popularidad a juzgar por cierta cantidad de ejemplares conocidos, realizados también por manos diversas (6).
Como ha sido señalado (7) esta obra muestra la transformación del tema del Triunfo de la Muerte en ámbito noreuropeo. Ya en el Triunfo de Pieter Brueghel, el Viejo en el museo del Prado (8), la humanidad, atacada por las legiones del ejército de la muerte responde con un contraataque, si bien sus esfuerzos resultan inútiles. La escena se desarrolla en un clima apocalíptico. Vinckboons ha simplificado la representación, el ejército de la muerte se ha reducido a una figura pequeña pero poderosa y vital que ataca a los hombres y otra similar que se dedica a los animales. Paradójicamente, como lo ha señalado Knipping, la figura de la muerte, con su manto que flamea y su porte más terreno, se ha hecho más humana. Se contraponen asimismo las actitudes de los hombres con las de los animales, pues mientras éstos corren hacia la muerte, aquéllos conscientes de las consecuencias, luchan por sus vidas aun cuando sus intentos sean vanos. El clima apocalíptico está representado aquí por el ángel que toca su trompeta.
La inutilidad de esta lucha nos permite calificar esta obra como una vanitas, hecho éste que está subrayado por los objetos representados en el suelo junto a Cronos, así como por la bandera que porta la masa humana que en el grabado inspirador ostenta una figura con la inscripción que la identifica, VANITAS, de la cual quedan restos en nuestro cuadro. También esto está destacado en nuestra pintura por la inscripción que se ve en el libro abierto en el primer plano, donde se lee claramente la palabra MORS. A esta palabra, que fuera ya señalada por van Balen (9), le siguen los trazos apenas visibles de la palabra OMNIA, a las que habría que agregar, como seguramente la hubo originalmente, VINCIT. De este modo esta inscripción debe ser interpretada como MORS OMNIA VINCIT, transposición de los versos de Virgilio en su Egloga X, 69, expresión que explicaría el sentido alegórico de esa pintura, la transitoriedad de las cosas de este mundo y lo inevitable de la muerte.
Restos de una inscripción en el friso del orden dórico del primer registro de la puerta, ...FAENA ET POSSIDET, que no ha podido ser reconstruida, seguramente completaba el discurso de nuestra pintura, a la cual habría de sumarse el significado de las figuras escultóricas, Minerva, con su casco y lanza y Hércules que sostienen una tarja, que desde el segundo registro de la puerta de la ciudad, observan la inútil lucha.Ángel M. Navarro

Notas al pie

(1) Se trata de un grabado de Boëtius a Bolswert (1580-1633), fechado 1610. Hollstein, n° 313. Ejemplar en el Museo Plantin Moretus, Amberes.
(2) J. Bialostocki, Estilo e Iconografía, Barcelona, 1973, pág. 192.
(3) C. L.van Balen, "De Dood voor de Poort", Elsevier's Geillustreerd Maandschrift, 46, 1936, pág. 167.
(4) David Vinckboons, Amberes-La Haya, 1952, pág. 112.
(5) The Art Bulletin, XXXIX, 1957, pp. 311 ss. F. C. Legrand comparte la opinión de Slive; véase su Les peintres flamands de genre... nota 251, pág. 261. La obra de Boston es catalogada ahora como "círculo de David Vinckboons".
(6) La versión más conocida es la del Fine Arts Museum de Boston, 28,1 x 44 cm, catálogo 1955 n° 74.3. C. L. van Balen, "De Dood voor de Poort" en Elsevier's Geillustree Maandschrift, 46, 1936, pág. 170 menciona otras versiones al igual que F. C. Legrand, op. cit., pág. 124. Han aparecido asimismo otras variantes en el mercado de arte, como por ejemplo Nueva York (Sotheby's), 4 de julio de 1980, n° 38 (Parke Bernet), 25 de marzo de 1964, n° 9; Londres (Christie's), 15 de diciembre de 1989, n° 150 y (Christie's South Kensinton), 7 de febrero de 1990, n° 304.
(7) Véase J. Bialostoki, op. cit., pp. 115 y 191-92 y J. B. Knipping, De iconografie van de Contra-Reformtie in de Nederlanden, Hilversum, 1939, pág. 108.
(8) Tabla, 1,17 x 1,62 cm, catálogo, 1972 n° 1393.
(9) C. L. van Balen, op. cit., pág. 169.

Bibliografía

1936. C. L. van Balen, "De Dood voor de Poort", en Elsevier's Geillustreerd Maandschrift, 46, pp. 167-172.
1939. John B. Knipping, De iconografie van de Contra-Reformatie in de Nederlanden, Hilversum, pág. 108.
1952. K. Goossens, David Vinckboons, Amberes-La Haya, pág. 112.