Creced y multiplicaos

Creced y multiplicaos

  • Autor: Zonza Briano, Pedro
    Nacionalidad Argentina
    (Argentina, Buenos Aires,1886 – Argentina,Buenos Aires,1941)
  • Fecha: 1911
  • Origen: Salón Nacional de Artes Plásticas
  • Género: salón, desnudo, bíblico
  • Escuela: Argentina S.XX
  • Técnica: Bronce
  • Objeto: Escultura
  • Estilo: AcadémicoFiguración
  • Soporte: Bronce
  • Medidas: 134 x 66 x 75 cm.
  • Ubicación: Sala 45 - Patio de Esculturas

Compartir

Creced y multiplicaos Ver en alta
Nº Inventario 3599

Comentario sobre Creced y multiplicaos

​Alumno de Lucio Correa Morales en la Academia Nacional de Bellas Artes, Zonza Briano obtuvo el Premio Roma que le permitió viajar a Europa en 1908. Luego de estudiar y vivir en Roma, se trasladó a París. Admirador de la producción de Auguste Rodin y de Aristide Maillol, manifestó que su misión era ser “el escultor de las pasiones” (1). Así lo demuestra en El origen de las pasiones, escultura presentada en Venecia en 1909, en la que se pone de manifiesto con marcada teatralidad el torbellino de amor entre dos amantes.
En el Salón de París de 1912 presentó Creced y multiplicaos. Seleccionada para formar parte de la exhibición fue, sin embargo, retirada de la sala por el prefecto de Policía de la ciudad, señor Lépine, por considerar que atentaba contra la moral y el decoro. La sensualidad transmitida en los desnudos y la representación del deseo entre el hombre y la mujer provocaron reacciones en la prensa escrita europea. Sin embargo, Zonza Briano era un hombre de profunda religiosidad: su escultura se titula con el mandato divino del Génesis (1, 28) a Adán y Eva: “Creced y multiplicaos”.
Al año siguiente, Arturo Dresco desde Europa envió la escultura a Buenos Aires para hacerla participar en el III Salón Nacional, donde obtuvo el Premio Adquisición. A esta distinción se le sumó la Gran Medalla de Honor obtenida en la Panama Pacific International Exposition de 1915.Patricia Corsani

Notas al pie

1— Julio Castellanos. “Nuestros escultores. Zonza Briano”, Plus Ultra, Buenos Aires, vol. 4, nº 35, marzo de 1919.

Bibliografía

1912. LEUNAM IROPPAICH, Oilita, “Pedro Zonza Briano”, Pallas, Buenos Aires, nº 4, agosto, p. 75-81.
1913. SÁENZ HAYES, Ricardo, “Pedro Zonza Briano”, Almanaque Peuser, Buenos Aires, [s.p.].
1940. PAGANO, José León, El arte de los argentinos. Buenos Aires, edición del autor, t. 3, p. 445-446, reprod. p. 446.
1983. RODRÍGUEZ, Ernesto B., Visiones de la escultura argentina. Buenos Aires, Academia Nacional de Bellas Artes, p. 23.
1988. PAYRÓ, Julio E., “La escultura” en: AA.VV., Historia general del arte en la Argentina. Buenos Aires, Academia Nacional de Bellas Artes, vol. 6, reprod. color p. 217.
2008. MAGNIEN, Aline, “Ese oscuro objeto del deseo” en: AA.VV., Rodin. El cuerpo desnudo. Madrid, Fundación Mapfre/Musée Rodin, 2008, p. 47-63, fig. 3.

Comentario de Área de Investigación del MNBA

En 1912 se presenta en el Salón de París la obra Creced y multiplicaos. Aceptada por el jurado, es retirada más tarde por orden policial. Al año siguiente, la pieza participa en el Salón Nacional en Buenos Aires y recibe la mayor recompensa; es entonces adquirida por el Museo Nacional de Bellas Artes. Creced y multiplicaos es un bronce que representa dos cuerpos fuertemente entrelazados, cuya proximidad los vuelve uno. El bloque escultórico se articula en un movimiento espiralado, haciendo que las extremidades de las dos figuras se interconecten. El título de la obra subraya su contenido erótico. La fusión de la mujer y del hombre es tan fuerte que en algunas zonas de la escultura se vuelve difícil encontrar el límite que distingue uno del otro. Esta unión comienza en las cabezas, dando la impresión de que una está incrustada en la otra. Hacia abajo, los brazos y las piernas construyen un nudo que produce la sensación de rotación de toda la pieza. En su parte inferior, los cuerpos se transforman en uno solo; parecería que surgen desde la tierra, como si brotaran del seno del suelo fecundo que les dio origen. La desnudez, la idea de crecimiento y multiplicación, se conectan con el concepto de naturaleza, que tiene como principal objetivo perpetuarse en la reproducción de sus diversas especies. Este mandato alcanza a estos amantes, que solo tienen que seguir esa pulsión que los llevará a multiplicarse y a dejar su huella en el mundo.