Le Banquet aprés le Triomphe (Banquete de Escipión después del triunfo)

Le Banquet aprés le Triomphe (Banquete de Escipión después del triunfo)

  • Autor: Leyniers, Everaert
    (Bélgica, Bruselas, 1597. – Bélgica, Bruselas, 1680)
  • Fecha: 1660
  • Origen: Wilkinson de Marsengo, Sara
  • Género: histórico
  • Escuela: Belga S.XVII
  • Técnica: LanaSedaHilos De OroPlata
  • Objeto: Tapíz
  • Estilo: BarrocoManierismo
  • Medidas: 476 x 694 cm.
  • Ubicación: Sala 5 - Manierismo y Barroco

Compartir

Le Banquet aprés le Triomphe (Banquete de Escipión después del triunfo) Ver en alta
Nº Inventario 4956

Comentario sobre Le Banquet aprés le Triomphe (Banquete de Escipión después del triunfo)

​La figura de Escipión el Africano, general romano en la segunda Guerra Púnica, fue utilizada durante el Renacimiento como ejemplo de valentía y magnanimidad. La serie de tapices conocida como La historia de Scipio Africanus, basada en dibujos realizados por Giulio Romano y Giovanni Franceso Penni, gozó de gran éxito entre la nobleza europea de los siglos XVI y XVII. Así, desde su primera versión tejida para Francisco I en 1532, los diseños fueron llevados al telar en múltiples oportunidades.
Este tapiz, tejido en el año 1660 en los talleres flamencos de Everaert Leyniers III, forma parte de una reedición barroca de la serie de Escipión que fue encargada por el gobernador de los Países Bajos españoles, don Luis Francisco de Benavides Carrillo, marqués de Caracena. Donado, junto a otro tapiz de la misma serie (inv. 4955) por Sara Wilkinson de Marsengo, se conoce la existencia de al menos cuatro piezas más pertenecientes a esta edición (1).
Los tapices, que ingresaron al Museo bajo el nombre de La celebración del enlace de María Teresa con Luis XIV y El triunfo de la Paz (2), en realidad muestran dos momentos del rito cívico-religioso romano conocido como “Triunfo”, la procesión de bueyes y elefantes y el banquete después del triunfo. Esta confusión en la lectura iconográfica se produjo a partir de que Thomas Barbarin atribuyera estas obras a una serie encargada por don Luis Méndez de Haro, válido de Felipe IV, para conmemorar la firma del Tratado de los Pirineos en 1659.
Las escenas representadas, fieles al modelo de Giulio Romano, conservan la composición y la línea renacentista. La guarda barroca, compuesta por elementos vegetales, armas, aves e instrumentos musicales, presenta en su sección inferior el escudo del Marqués de Caracena; sobre él una cartela reza una frase del salmo 127 (3) que hace alusión a la necesidad del apoyo divino en toda empresa que se realiza.Juan Cruz Andrada

Notas al pie

1— Para conocer detalles sobre su ubicación actual véase: Guy Delmarcel, Nicole de Reyniès y Wendy Hefford, 2010, p. 99.
2— Dicha denominación se mantuvo en las dos exposiciones realizadas en el Museo Nacional de Arte Decorativo de Buenos Aires en los años 1939 y 1965.
3— Nisi dõm Aedificãrit domvm in vanvum laboràrvnt qvi aedificant eam (“Si el Señor no edifica la casa, en vano trabajarán quienes la construyen”).

Bibliografía

1907. D’ASTIER, Emmanuel R., La Belle Tapisserye du Roy (1532-1797) et Tentures de Scipion l’Africain. Paris, H. Champion, p. 178-181.
2000. DELMARCEL, Guy, Flemish tapestry from the 15th to the 18th century. Tielt, Lannoo, p. 252.
2010. DELMARCEL, Guy; Nicole de Reyniès y Wendy Hefford, La Collection Toms. Tapisseries du XVIe au XIXe siècle. Zürich/ Lausanne, Giselle Eberhardt, p. 96-105, reprod. byn p. 98-99. [s.f.]. BARBARIN, Thomas, Les Tapisseries de l’hôtel du quai de Billy. Paris, Maulde & Cie.