La vuelta del malón

La vuelta del malón

  • Autor: Della Valle, Ángel
    Nacionalidad Argentina
    (Argentina, Buenos Aires, 1852 – Argentina, Buenos Aires, 1903)
  • Fecha: 1892
  • Origen: a Sociedad Estímulo de Bellas Artes (Buenos Aires)
  • Género: costumbres, histórico
  • Escuela: Argentina S.XIX
  • Técnica: Óleo
  • Objeto: Pintura
  • Estilo: NaturalismoAcadémico
  • Soporte: Sobre tela
  • Medidas: 186,5 x 292 cm.
  • Ubicación: Sala 24 - Arte argentino del Siglo XIX

Compartir

La vuelta del malón Ver en alta
Nº Inventario 6297

Comentario sobre La vuelta del malón

La vuelta del malón fue celebrada como la “primera obra de arte genuinamente nacional” desde el momento de su primera exhibición en la vidriera de un negocio de la calle Florida (la ferretería y pinturería de Nocetti y Repetto) en 1892. Pintado con el expreso propósito de enviarlo a la exposición universal con que se celebraría en Chicago el cuarto centenario de la llegada de Colón a América, el cuadro fue exhibido nuevamente en Buenos Aires ese mismo año en la exposición preliminar del envío a Chicago. En la Exposición Colombina obtuvo una medalla (de única clase) y al regreso se exhibió nuevamente en Buenos Aires, en el segundo Salón del Ateneo en 1894.
Fue la obra más celebrada de Della Valle. Presentaba por primera vez en las grandes dimensiones de una pintura de salón una escena que había sido un tópico central de la conquista y de la larga guerra de fronteras con las poblaciones indígenas de la pampa a lo largo del siglo XIX: el saqueo de los pueblos fronterizos, el robo de ganado, la violencia y el rapto de cautivas. En el manejo de la luz y la pincelada se advierte la huella de la formación de Della Valle en Florencia: no solo el aprendizaje con Antonio Ciseri sino también el conocimiento de los macchiaioli y los pintores del Risorgimento italiano. Algunos críticos lo vincularon con los grandes cuadros de historia del español Ulpiano Checa que se había hecho famoso por sus entradas de bárbaros en escenas de la historia de España y del imperio romano. Sin embargo, el cuadro de Della Valle entroncaba con una larga tradición no solo en las crónicas y relatos literarios inspirados en malones y cautivas, sino también en imágenes que, desde los primeros viajeros románticos europeos que recorrieron la región en la primera mitad del siglo XIX, representaron cautivas y malones. En la década de 1870 Juan Manuel Blanes había realizado también algunas escenas de malones que aparecen como antecedentes de esta obra. Casi ninguna, sin embargo, había sido expuesta al público ya que tuvieron una circulación bastante restringida. La vuelta del malón fue, entonces, la primera imagen que impactó al público de Buenos Aires referida a una cuestión de fuerte valor emotivo e inequívoco significado político e ideológico.
Según refiere Julio Botet, a partir de una entrevista al artista en agosto de 1892, el asunto del cuadro se inspiraba en un malón llevado por el cacique Cayutril y el capitanejo Caimán a una población no mencionada. Otro comentario (en el diario Sud-América) ubicaba el episodio en la población de 25 de Mayo. Pero más allá de la anécdota el cuadro aparece como una síntesis de los tópicos que circularon como justificación de la “campaña del desierto” de Julio A. Roca en 1879, produciendo una inversión simbólica de los términos de la conquista y el despojo. El cuadro aparece no solo como una glorificación de la figura de Roca sino que, en relación con la celebración de 1492, plantea implícitamente la campaña de exterminio como culminación de la conquista de América.
Todos los elementos de la composición responden a esta idea, desplegados con nitidez y precisión significativa. La escena se desarrolla en un amanecer en el que una tormenta comienza a despejarse. El malón aparece equiparado a las fuerzas de la naturaleza desencadenadas (otro tópico de la literatura de frontera). Los jinetes llevan cálices, incensarios y otros elementos de culto que indican que han saqueado una iglesia. Los indios aparecen, así, imbuidos de una connotación impía y demoníaca. El cielo ocupa más de la mitad de la composición, dividida por una línea de horizonte apenas interrumpida por las cabezas de los guerreros y sus lanzas. En la oscuridad de ese cielo se destaca luminosa la cruz que lleva uno de ellos y la larga lanza que empuña otro, como símbolos contrapuestos de civilización y barbarie. En la montura de dos de los jinetes se ven cabezas cortadas, en alusión a la crueldad del malón. En el extremo izquierdo se destaca del grupo un jinete que lleva una cautiva blanca semidesvanecida, apoyada sobre el hombro del raptor que se inclina sobre ella. Fue este el fragmento más comentado de la obra, a veces en tono de broma, aludiendo a su connotación erótica, o bien criticando cierta inadecuación del aspecto (demasiado “civilizado” y urbano) de la mujer y de su pose con el resto de la composición.
La vuelta del malón fue llevada a la Exposición Colombina de Chicago por el oftalmólogo Pedro Lagleyze, amigo del artista, en medio de la desorganización y dificultades que rodearon ese envío oficial. Fue exhibida en el pabellón de manufacturas, como parte del envío argentino, junto a bolsas de cereales, lanas, cueros, etc. Los pocos comentarios que recibió se refirieron a la escena representada como una imagen de las dificultades que la Argentina había logrado superar para convertirse en una exitosa nación agroexportadora.
Ángel Della Valle pintó una versión reducida de La vuelta del malón para obsequiar a Lagleyze al regreso. Conocida como “malón chico” ha sido con frecuencia tomada por un boceto. También pintó más tarde algunos fragmentos aislados de su gran tela: el grupo del guerrero y la cautiva y el indio que enarbola la cruz.
Della Valle había comenzado a pintar cuadros de tema pampeano durante su estadía en Florencia. En 1887 envió a Buenos Aires varias obras, entre las que pudo verse un indio a caballo (En la pampa) y La banda lisa, que aparecen como tempranas aproximaciones al tema de La vuelta del malón.
La pintura fue solicitada por el director del MNBA, Eduardo Schiaffino, a la familia del artista tras su muerte en 1903; esta optó por donarla a la Sociedad Estímulo de Bellas Artes con el cargo de su venta al MNBA a fin de instituir un premio anual de pintura denominado “Ángel Della Valle” (1).Laura Malosetti Costa

Notas al pie

1— Adquirido por la Dirección del Museo en 1909 en la suma de $5.000. El concurso fue reglamentado y se convocó en 1910. Cf. correspondencia existente en el legajo de la obra en el MNBA.

Bibliografía

1892. La Revue Illustrée du Rio de la Plata, Buenos Aires, a. 3, nº 31, julio, p. 112. — “Un cuadro de Della Valle”, Sud-América, Buenos Aires, 18 de julio, p. 2. — A. ZUL de PRUSIA [Eugenio Auzón], “Bellas Artes-La vuelta del malón (cuadro del señor Á. Della Valle)”, Sud-América, Buenos Aires, 19 de julio, p. 1. — “La Vuelta del Malón-Un cuadro de Della Valle”, El Diario, Buenos Aires, 19 de julio, p. 1 y 2. — La Prensa, Buenos Aires, 19 de julio, p. 6. — HOT, “Una página de arte-La vuelta del malón”, El Diario, Buenos Aires, 21 de julio, p. 1. — BOTET, Julio, “Ángel Della Valle-‘La vuelta del malón’”, Buenos Aires Ilustrado, a. 1, nº 4, agosto-septiembre, p. 85-88 (reprod. cuatro bocetos). — ATIENZA y MEDRANO, A., “Notas de la quincena”, La Ilustración Sud-Americana, Buenos Aires, a. 1, nº 2, 16 de diciembre, p. 26.
1893. ATIENZA y MEDRANO, A., “Notas de la quincena”, La Ilustración Sud-Americana, Buenos Aires, a. 1, nº 3, 1 de enero, p. 50. — FREMOND, A., La Nación, Buenos Aires, 24 de enero. — CAMERON, William E., The World’s Fair, being a pictorial history of the Columbian Exposition. Chicago, Chicago Publishing and Lithography, p. 640-641.
1894. El Tiempo, Buenos Aires, 6 de octubre. — El Correo Español, Buenos Aires, 26 de octubre. — FRAY MOCHO, “Della Valle”, La Tribuna, Buenos Aires, 25 de octubre. — PAYRÓ, Roberto J., La Nación, Buenos Aires, 3 de noviembre, p. 5.
1895. BANCROFT, Hubert Howe, The book of the Fair. An historical and descriptive presentation of the World’s Science, Art and Industry, as viewed through the Columbian Exposition at Chicago in 1893. Chicago, The Bancroft Co., p. 216-217.
1909. Athinae, Buenos Aires, a. 2, nº 13, septiembre, reprod. [s.p.].
1910. “La Vuelta del Malón”, Athinae, Buenos Aires, a. 2, nº 18, febrero, p. 23-24.
1918. RIPAMONTE, Carlos, Datos de historia artística argentina. Buenos Aires, Rosso y Cia., p. 25.
1922. LOZANO MOUJÁN, José María, Apuntes para la historia de nuestra pintura y escultura. Buenos Aires, Librería de A. García Santos, p. 101, 103.
1933. SCHIAFFINO, Eduardo, La pintura y la escultura en la Argentina. Buenos Aires, edición del autor, p. 264-267, 373, 375, 380, 381, reprod. p. 265.
1937. Pagano , José León, El arte de los argentinos. Buenos Aires, edición del autor, t. 1, p. 345-346, 440, 445, reprod. p. 343.
1960. PAGANO, José León, “La pintura en el sesquicentenario de nuestra independencia: una caracterología del arte argentino”, ARS, Buenos Aires, a. 20, nº 89, [s.p.].
1964. CÓRDOVA ITURBURU, Cayetano, “Documentalismo y naturalismo en la pintura criolla del siglo XIX”, Anales. Sociedad Rural Argentina, Buenos Aires, a. 98, nº 7, julio, reprod. p. 65.
1965. Brughetti , Romualdo, Historia del arte en la Argentina. México DF, Pormaca, p. 44, 47, 49.
1966. LÓPEZ ANAYA, Jorge, “La Generación del ’80” en: AA.VV., Argentina en el arte. Buenos Aires, Viscontea, p. 62, 64, reprod. color p. 53.
1972. PALOMAR, Francisco, Primeros salones de arte en Buenos Aires. Buenos Aires, Cuadernos de Buenos Aires, nº 18, p. 11, 81, reprod. tapa.
1978 [1963]. PAYRÓ, Julio E., 23 pintores de la Argentina (1810-1900). Buenos Aires, Eudeba, reprod. p. 50.
1981 [1978]. Córdova Iturburu , Cayetano, 80 años de pintura argentina. Buenos Aires, Librería La Ciudad, p. 19.
1982 [1910]. SCHIAFFINO, Eduardo, La evolución del gusto artístico en Buenos Aires, recopilado por Godofredo Canale. Buenos Aires, Francisco A. Colombo, p. 87-88, 121-123.
1988. PAYRÓ, Julio E., “La pintura” en: AA.VV., Historia general del arte en la Argentina. Buenos Aires, Academia Nacional de Bellas Artes, vol. 6, p. 144, 148, 152.
1990. DE URGELL, Guiomar, Ángel Della Valle. Buenos Aires, FIAAR, p. 21-23, 134, 143, reprod. p. 83.
1991. ARIN, Lourdes, “El campo y sus personajes en la obra de Ángel Della Valle” en: Ciudad-campo en las artes en Argentina y Latinoamérica. III Jornadas de Teoría e Historia de las Artes. Buenos Aires, CAIA, p. 7-8. — MALOSETTI COSTA, Laura y Marta Penhos, “Imágenes para el desierto argentino. Apuntes para una iconografía de la pampa” en: Ciudad-campo en las artes en Argentina y Latinoamérica. III Jornadas de Teoría e Historia de las Artes. Buenos Aires, CAIA, p. 200-201. — RODRÍGUEZ OTERO, Mariano y Graciela Sarti, “Del desierto indómito al campo manso: iconografía de la pampa hasta su ‘dominación’” en: Ciudad-campo en las artes en Argentina y Latinoamérica. III Jornadas de Teoría e Historia de las Artes. Buenos Aires, CAIA, p. 280.
1997. LÓPEZ ANAYA, Jorge, Historia del arte argentino. Buenos Aires, Emecé, p. 66.
1998. AMIGO, Roberto; Patricia Artundo y Marcelo Pacheco, Pintura argentina. Breve panorama del período 1830-1970. Buenos Aires, Banco Velox, p. 7, reprod. color p. 29.
1999. BURUCÚA, José Emilio (dir.), Nueva historia argentina. Arte, sociedad y política. Buenos Aires, Sudamericana, vol. 1, p. 192- 195, 200, reprod. color p. 193.
2001. Malosetti Costa , Laura, Los primeros modernos. Arte y sociedad en Buenos Aires a fines del siglo XIX. Buenos Aires, FCE, p. 241-242, 245, 248-249, 259, 264-285, fig. 37.
2003. SARTOR, Mario. Arte latinoamericana contemporanea dal 1825 ai giorni nostri. Milano, Jaca Book, p. 50, reprod. byn nº 53.
2006. BALDASARRE, María Isabel, Los dueños del arte. Coleccionismo y consumo cultural en Buenos Aires. Buenos Aires, Edhasa, p. 63.