Retrato de Antonio Rodríguez Ro (Retrato de Antonio Rodriguez Roo)

Retrato de Antonio Rodríguez Ro (Retrato de Antonio Rodriguez Roo)

  • Autor: Gras, Amadeo
    Nacionalidad Francesa
    (Francia, Amiens, 1805 – Argentina, Gualeguaychú, 1871)
  • Fecha: 1856
  • Origen: Rodríguez Lima, Gustavo
  • Género: retrato
  • Escuela: Argentina S.XIX
  • Técnica: Óleo
  • Objeto: Pintura
  • Estilo: RomanticismoNaturalismo
  • Soporte: Sobre tela
  • Medidas: 92 x 76 cm. - Marco: 112 x 92,5 cm.

Compartir

Retrato de Antonio Rodríguez Ro (Retrato de Antonio Rodriguez Roo) Ver en alta
Nº Inventario 6652
Obra no exhibida

Comentario sobre Retrato de Antonio Rodríguez Ro (Retrato de Antonio Rodriguez Roo)

Amadeo Gras estudió pintura en París con J. B. Regnault y C. A. Couder, además de dedicarse a la música (llegó a ser violoncelista de la Orquesta de París). Ambas facetas fueron su carta de presentación en los países sudamericanos. Aunque realizó un primer viaje a mediados de la década de 1820, su actividad central se inició en 1832 cuando arribó nuevamente a Buenos Aires por escaso tiempo. Las próximas décadas lo encontrarán activo, principalmente, por Chuquisaca, Montevideo, Santiago y Lima, además de en las provincias argentinas. A su oficio de retratista sumó el uso de cámara de daguerrotipo, pero tal vez su nota más distintiva sea que se atuvo a la práctica del retrato, sin desarrollar, como la mayoría de los viajeros, la pintura de costumbres y de paisaje. Es el modelo del artista extranjero que se trasladó cubriendo demandas locales; según Mario C. Gras pintó más de dos mil retratos. Por otra parte, en el contexto del arte argentino sobresale por su actividad en las provincias, y su escasa obra –apenas tres retratos conocidos– producida en Buenos Aires. El retrato del comerciante Antonio Rodríguez Roo, de factura convencional, pertenece a su primera estadía en Gualeguaychú (ca. 1853-1862). La figura de contornos precisos está presentada de tres cuartos y mirando al espectador, el rostro bien resuelto queda enmarcado por las patillas cobrizas, resalta los blancos del chaleco y la camisa. El paisaje, que permite ampliar el espacio, corresponde a la geografía entrerriana en un crepúsculo tormentoso. Las nubes compensan el pesado cortinado rojo de la columna, entre ambos se recorta la cabeza sobre la luminosidad del paisaje. Para Adolfo Ribera, juicio que comparto, con este retrato el artista “ha logrado la nota más alta en su labor pictórica”.Roberto Amigo

Bibliografía

1946. GRAS, Mario César, El pintor Gras y la iconografía histórica sud-americana. Buenos Aires, El Ateneo, p. 13, reprod. nº 96.
1966. OLIVER, Samuel, “El retrato en el siglo XIX” en: AA.VV., Argentina en el arte. Buenos Aires, Viscontea, reprod. color p. 36.
1984. RIBERA, Adolfo Luis, “La pintura” en: AA.VV., Historia general del arte en la Argentina. Buenos Aires, Academia Nacional de Bellas Artes, vol. 3, p. 168, reprod. color p. 165.
1991. BRUGHETTI, Romualdo, Nueva historia de la pintura y la escultura en la Argentina. Buenos Aires, Gaglianone, p. 34.
2003. CROS, Philippe y Alberto Dodero, Aventura en las pampas. Los pintores franceses en el Río de la Plata. Buenos Aires, edición de los autores, nº 10, reprod. color p. 137.