Ester y Mardoqueo escribiendo la primera carta del Purim (Ester, 9:20-21)

Ester y Mardoqueo escribiendo la primera carta del Purim (Ester, 9:20-21)

  • Autor: Gelder, Aert de
    Nacionalidad Holandesa
    (Holanda, Dordrecht, 1645 – Holanda, Dordrecht, 1727)
  • Fecha: Siglo XVII
  • Origen: Donación, Hirsch (Quentin, Claudia Leonor Caraballo de- Hirsch, Sarah Saavedra Guani de- Caraballo, Octavio Alfredo y Hirsch, Mario). 1983
  • Género: religioso, bíblico, judaico
  • Escuela: Flamenca S.XVII
  • Técnica: Óleo
  • Objeto: Pintura
  • Estilo: Barroco
  • Soporte: Sobre tela
  • Medidas: 111 x 132 cm. - Marco: 130,5 x 151 cm.
  • Ubicación: Sala 3 - Arte europeo de los siglos XVI y XVII - Colección Hirsch

Compartir

Ester y Mardoqueo escribiendo la primera carta del Purim (Ester, 9:20-21) Ver en alta
Nº Inventario 8643

Comentario sobre Ester y Mardoqueo escribiendo la primera carta del Purim (Ester, 9:20-21)

Aert (o Arent) de Gelder fue un pintor nativo de Dordrecht, donde transcurrió la mayor parte de su vida, con la excepción del período en que vivió en Ámsterdam, donde fue a estudiar en el taller de Rembrandt a instancias de su primer maestro, Samuel van Hoogstraten (1627-1679). Allí estuvo durante dos años en la década de 1660 y fue uno de los últimos alumnos de Rembrandt; ha sido considerado su alumno más fiel dado que mantuvo el estilo de su maestro hasta su muerte en 1727. Debemos anotar que este modo de pintar había caído en desuso allá por mediados del siglo, influenciado por ideas e imágenes que llegaron de Flandes y que en el caso de la pintura de retrato y de historia produjeron cambios significativos en la imaginería habitual de las provincias del norte, esto es, la joven república holandesa. Bartholomeus van der Helst (1613-1670) fue uno de los artistas principales en este género y tuvo diversos seguidores, entre ellos Govaert Flinck, como puede verse en Retrato de joven que integra nuestra colección.En esta composición con Ester y Mardoqueo, Aert de Gelder empleó una fórmula que fue asociada a la influencia del italiano Caravaggio a través de los pintores de Utrecht y que su maestro Rembrandt usó en muchas de sus composiciones. Se trata del uso de medias figuras reunidas ante una mesa, una escena que se resuelve a partir de un punto de vista alto que permite mostrar claramente las acciones y los elementos presentes en la mesa; el tintero y el rollo que avanza hacia el observador ocupan el primer plano y se transforman en referentes fundamentales de la espacialidad de la obra. Las figuras se recortan contra un plano neutro y oscuro que actúa como un fondo desde donde parecen surgir como un relieve. Sus ropajes vistosos y exóticos se vinculan a la tradición rembrandtiana no solo en lo formal sino que también sirven para comprobar el método de trabajo de De Gelder que, según A. Houbraken, “a veces extiende la pintura sobre el panel o la tela con una espátula ancha, por ejemplo cuando quiere pintar una franja o un bordado sobre un género, luego “graba” con la punta de su pincel el dibujo del bordado o los hilos de la franja” (1). Se trata de lograr texturas especiales en la obra, como las que aquí pueden apreciarse en los bordados del vestido de Ester y en algunas partes de su tocado, en ciertos adornos del turbante y la ropa de Mardoqueo; los detalles de las guardas han sido realizados extrayendo la pintura recién aplicada y frotando la tela y para los flecos de su chal ha trabajado con la punta del pincel. Otras formas de ejecución más delicada pueden apreciarse en las barbas del anciano, en los brillos de las joyas o el modelado de las sombras. Aert de Gelder trató en diversas ocasiones la historia de Ester, que era popular en Holanda en el siglo XVII no solamente en las artes visuales sino también en la literatura y el teatro (2). El pueblo holandés parangonaba su propia lucha contra el yugo español con la de los judíos del Viejo Testamento contra sus enemigos. En el libro de Ester se narra cómo una joven judía intercedió ante el rey persa Asuero (Jerjes) para evitar la masacre de su pueblo ordenada mediante un decreto instigado por Aman, enemigo de los judíos; esta fue establecida en un determinado día tirado a suertes. La intervención de Ester resultó en el triunfo de los judíos, a partir del cual se estableció la fiesta del Purim, nombre que se deriva del sánscrito par o del persa por, que significa “echar suertes”. El tema podía ser considerado ejemplificador y al mismo tiempo celebratorio del triunfo holandés contra su propio enemigo (3).Ángel M. Navarro - Alejo Lo Russo

Notas al pie

1— A. Houbraken, De groote schouburgh der Nederlantsche konstschilders en schilderessen. Amsterdam, 1718-1721, vol. 3, p. 163.
2— Cf. Navarro, 2001, p. 121-123. Las obras de De Gelder con el tema de Ester y Mardoqueo se encuentran en el Szépmuvészeti Muzeum, Budapest, tela, 94 x 148 cm, inv. 1342; Colección Andrew Fountaine, Narford Hall, Norkfold, tela, 79,5 x 95 cm; Staatliche Kunstsammlungen, Dresde, tela, 102 x 152 cm, inv. 1792 a; Rhode Island School of Design, Providence, tela, 59 x 143 cm, inv. 17138. La pintura de Norfolk (Narford Hall) es atribuida a Aert de Gelder. En Dutch and Flemish Painting in Norfolk, cat. exp. London, 1988, se cita también una obra con el mismo tema en el North Carolina Museum of Art.
3— Ester también se considera una prefiguración de la Virgen María en su papel de intercesora en el Día del Juicio. Véase: Réau, Iconographie de l’art chrétien, t. 2, vol. 1, p. 335-341.

Bibliografía

1921. “Een schilderij van Aert de Gelder”, Oude Kunst, a. 6, p. 219, reprod.
1930. MAYER, A., “Ältere Europäische Kunst in Privatbesitz zu Buenos Aires”, Der Cicerone, Leipzig, p. 269, reprod.
1983. BLANKERT, A. et al., The Impact of a Genius: Rembrandt, his Pupils and Followers in the Seventeenth Century: Paintings from Museums and Private Collections, cat. exp. Amsterdam, Waterman, p. 164.
1994. MOLTKE, J. W. von, Arent de Gelder, Dordrecht 1645-1727. Doornspijk, Davaco, nº 37, p. 77, lám. 37. — NAVARRO, Ángel M., La pintura holandesa y flamenca (siglos XVI al XVIII) en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires. Buenos Aires, Asociación Amigos del MNBA, p. 114-116, reprod. color.
1996. BROWN, Christopher, “Book Reviews, Publications Received”, The Burlington Magazine, London, vol. 138, nº 1124, p. 760.
2001. NAVARRO, Ángel M., Maestros flamencos y holandeses (siglos XVI al XVIII) en el Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires. Buenos Aires, Asociación Amigos del MNBA, p. 121-123, reprod. color p. 121. — NAVARRO, Ángel M., Flemish and Dutch Masters (from the XVIth to the XVIIIth century) at the National Museum of Fine Arts. Buenos Aires, Asociación Amigos del MNBA, p. 118-120, reprod. color p. 118.