Comenzó el 10 de ABRIL 2015 Finalizó el 30 de AGOSTO 2015

PINTURA NÓRDICA

Colección MNBA

PINTURA NÓRDICA

Info

Cerrada Comenzó el 10 de ABRIL 2015 Finalizó el 30 de AGOSTO 2015

  • Horarios Martes a viernes de 11:30 a 19.30 - Sábados y domingos de 9:30 a 20.30
  • Sala Sala 21 "Sala Temporaria" (planta baja)
  • Curador/a Roberto Amigo

Compartir Exhibición

Sobre la exhibición

En esta ocasión, como ocurriera con la selección de pintura española exhibida dentro del contexto de los 400 años de la muerte de el Greco y con de las de Joaquín Sorolla, se exhibirá en la sala 21 del Museo, un conjunto de obras de los países nórdicos, en particular de Noruega y Suecia.

La muestra está planteada en dos etapas que responden, al género del paisaje en una primera etapa y, a las escenas costumbristas y retratos, en la segunda.

El ingreso del patrimonio escandinavo se produce en dos momentos clave en la formación de la colección del MNBA: el viaje a Europa de Eduardo Schiaffino, primer director del museo, en 1906 para adquirir obras en el viejo continente y, los envíos extranjeros para la Exposición Internacional de Arte del Centenario de 1910. Asimismo importantes colecciones como del Valle, Jáuregui de Prádere y Furt, contaban con autores escandinavos cuando ingresaron al patrimonio del museo.

Desde mediados de la década de 1870 los pintores escandinavos completaron su formación en París, desplazando la influencia alemana. Al realismo de la formación académica recibido en la Academia Real de Estocolmo, sumaron plein-airisme y las recetas post-impresionistas. Estas variables estéticas que se perciben en el nutrido conjunto del MNBA, no alteraron el sustrato romántico del vínculo entre tradición e identidad nacional fijado en la representación, en especial la armonía del hombre con la naturaleza propia y los tipos regionales.

En una simple mirada a las pinturas se desprende la intención de dar cuenta de las estaciones del año en el paisaje: los nevados suecos de Erik Hedberg y Torgny Dufwa, los otoñales árboles del noruego Vilhelm E. Behm y del sueco Gottfrid Kallsteniüs o el despertar primaveral de Fritz Thaulow. No podían faltar los escollos y las costas, representados en las obras de Oscar Hullgren y Anna Maria Gardell-Ericson. Además del género paisaje destaca el costumbrista: asuntos rurales en Anders Zorn y August Hagborg, temas sociales en Ivar Kamke, escenas domésticas en Carl Olof Larsson e Ingeborg Westfelt-Eggertz. Por otra parte se conservan interesantes ejemplos de obra sobre papel debidas a Carl Emil Zoir y Allan Österlind.

Artistas escandinavos de reconocimiento internacional fueron el sueco Zorn y el noruego Thaulow. El primero presente con una figura campesina en el paisaje, resuelto desde la luz y el color; el segundo, relacionado con los impresionistas en París, con tres obras; una de ellas es el boceto de Vieille fabrique sur la Somme. Soir (colección Musée d’art moderne et contemporain, Estrasburgo) realizada durante su estadía en Dieppe en los años noventa. A ellos se suma el sueco Larsson, principal figura de la escuela de Gres-sur-Loing, comunidad de artistas nórdicos y anglosajones, con el arte de la ilustración presente en sus pinturas.

La selección encuentra un cierre con la obra de dos inmigrantes radicados en la Argentina. El noruego Alejandro Christophersen se integró plenamente al desarrollo del arte y la arquitectura local desde su arribo en 1887. Menos conocido por el público, Richard Hall es un artista de renombre en los países nórdicos. Nacido en Pori, Finlandia, formado en Estocolmo y París, fue un renombrado retratista, requerido por las cortes sueca y rusa. Hall, entrado el siglo veinte, pasó los inviernos europeos en Buenos Aires y Mar del Plata, donde se radicó debido a la situación que atravesaba Europa. Estos pintores, desde su lugar de adopción expresan dos corrientes que se entrecruzan en la pintura nórdica: el plein-air y el naturalismo; pintura luminosa, de elegante distancia, carente de efectismo.

Las obras fueron restauradas por el equipo de Gestión de colecciones del Museo.

​La muestra cuenta con el apoyo de la Asociación de Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes.