Planta baja

Arte europeo del siglo XII al XIX

Arte argentino del siglo XIX

Primer piso

Arte internacional del siglo XX

Arte argentino del siglo XX

Segundo piso

Sala temporaria

y terrazas

Origen:
Fecha:
Período:
Escuela:
Técnica:
Objeto:
Estilo:
Género:
Soporte:
Medidas:
Volver a Noticias

Textos acerca de León Ferrari

Con motivo del centenario del nacimiento del artista argentino, escritores, críticos e historiadores reflexionan sobre la trascendencia de la obra de Ferrari.

Una descabellada que goza

Por Tununa Mercado, escritora

Ella, la letra de León Ferrari, había sido vista en la infinita búsqueda y pudo haber quedado fijada en obras con distinto grado de figuración o abstracción; lo cierto es que estaba desde el origen como signo central de un ademán escriturario, una suerte de rapto irreprimible, congénito o innato, de dirigir la mano hacia el norte y el oeste, de manera más circunscrita desde la derecha hacia la izquierda, con sucesivos retornos desde esos 11 puntos hacia sus contrarios, hasta multiplicar las direcciones y crear la aparente maraña de encadenamientos hacia atrás y hacia adelante. Aparente, porque si se investiga el decurso del andar de este blasfemo, León Ferrari, se advierte que el orden de sus escrituras tiene la coherencia de las leyes del universo, que su rosario de letanías conserva sus enlaces, aunque, paradójicamente rompa los signos o los exponga a espejos deformantes; las condiciones de la obsesión, que tal vez sean las de todo arte, se cumplen: estructura que encierra, cauce que determina una sintaxis, repetición según ritmos sin embargo irrepetibles, etcétera. Con un plus en el que residiría precisamente el enigma y la fascinación para quien se sube a este vehículo Ferrari: el como si, la metáfora, es un hueco que se quiere sin sentido, pero que precisamente por estar encarnado en ese deseo se carga de una significación avasalladora por ausencia, es decir capaz de desmoronar todo lo que previsiblemente podía haberse erguido en el camino para significar, colocando en su lugar la pura significación de la forma.

El momento en que la letra aflora debe ser pues considerado como un alumbramiento –en el sentido tanto de nacer como de iluminar– del trazo original, el que inaugura y funda, el que genera y engendra prole, el que prolifera, en suma. Esta letra no necesita ser estrictamente letra que junto a otra configure una palabra y con la palabra una frase y con la frase un sintagma, no tiene por qué ser ropaje de contenidos cuya función y prestigio sean decir o aconsejar, no le debe fidelidad a ningún alfabeto, y puede burlar cualquier silabario; tampoco corre para ella ningún juicio, del tipo buena o mala letra, porque de esas valoraciones solamente le ha quedado la vocación caligráfica, que es el impulso o la pulsión de la prolijidad, en el sentido de fluente (raíz liquere, ser líquido) más que de esmero. Ella tiene la autonomía del rodar y el enredarse, es una descabellada que goza de las secuencias que inaugura, que libera sus combustiones a medida que se adelanta a sí misma, se superpone a sus rasgos y se despliega más allá de sus sendas convencidas, que una vez lanzada al espacio de la línea o abierta a los túneles del blanco, una vez montada en una como “escritura”, de cuya función lingüística no ha quedado más que el impulso del encadenamiento, se vuelve dueña, reina del espacio.

Y, después, o durante, el color, cuya aparición ha sido largamente preparada. Si la letra se suelta a mano alzada, se desgrana en sucesión y va brotando en movimiento perpetuo, el color se trabaja por capas, con la misma voluntad de sucesión. Primero hay que darle una superficie, crearle la porosidad que habrá de absorberlo. Al tacto se advierte el efecto rugoso de la lija, ésta incluso ha dejado ciertas huellas sobre la plancha de poliestireno, un material que hasta brillo tiene y por el que no se daría un centavo si se pensara que va a recibir color, pero que tal vez precisamente por eso conviene a la manía persecutoria del color que no es menos extrema que la cacería de la letra: para rastrear su arqueología hay que raspar, despulir, crear el lecho de la incisión. Las segundas huellas son esgrafiados con punta seca, surcos en los que el gesto de la escritura parece adiestrarse, una especie de calentamiento para el derroche del color: fondo con pastel acostado, a veces con acuarela, y luego las puntas del lápiz de óleo seco y graso que dan diferentes calidades y grosores a la línea. Y es tan rica la variación del color que uno ve hacia adentro, traspasa el enrejado de la letra y lee otras escrituras que aparecen entre las celadas del andar, en profundidad y en transparencias, hasta una zona donde aún sin poder determinar su tangibilidad se adivina siempre un más allá en el que se estarían repitiendo los infinitos de la profanación del no-color, que tampoco es el blanco, ni el gris, ni el mate alcanzado ni el remoto brillo de la plancha, sino un ámbito disponible para la inscripción, un “elemento”; en el que las partículas harán su diseminación a placer y cuyas magnitudes sólo podrían ser medidas en términos matemáticos. A menos que hagamos el trayecto con Ferrari, al que él nos invita con paciencia y compasión: nos toma la mano y nos inicia, de derecha a izquierda, nos incita a dejar blanda la muñeca y a avanzar mientras oímos los ritmos de un metrónomo remoto que escande, como si lo deletreara, el espíritu de la letra, que nos ciñe con su rigor al mismo tiempo que nos incita a transgredirlo, y si logramos subirnos a esta moción, en el sentido de inclinación o asentimiento del ánimo a lo que le ha sido sugerido, habremos logrado asir, o al menos más modestamente rozar, el misterio de una travesía.

La crucifixión de León

Por Bengt Oldenburg, historiador del arte 

Esta es una excelente oportunidad para hablar de la actualidad de la obra de León Ferrari.

Una prueba es que su “Civilización cristiana y occidental”, creada hace más de medio siglo, ahora se expone en el Museo Nacional de Bellas Artes, visible desde la calle.

Es útil confrontar su imagen de la Crucifixión con nuestra situación actual, que exige reflexionar sobre lo que hemos hecho con la civilización, con la religión cristiana y con el Occidente.

Las primeras obras de León fueron cerámicas, y refugiado en Brasil produjo unas esculturas sonoras, pero en la mayoría de sus trabajos usaba su arte para confirmar su compromiso moral. Como cuando, ya en 1963, expuso dibujos en museos europeos, junto con artistas de la talla de Michaux, Klee y Pollock. Entre ellos figuraba su “Carta a un general”, donde rompe los moldes de la escritura para transformarla en garabatos que denuncian la imposibilidad de diálogo con quienes ejercen la violencia contra el cuerpo social.

No se quejaba: atacaba con arte e inteligencia. Mi gran y añorado amigo se definía como ateo, pero su “Crucifixión” quizás sea la obra más fuerte del género desde el retablo de Grünewald, hace cinco siglos. También produjo una obra de teatro, “Palabras ajenas”, junto con su mujer, Alicia Barros Castro. Es un collage de textos que incluye tanto citas de Hitler como de un papa y de un presidente norteamericano, mezclados con boletines de la guerra de Vietnam, opiniones de periodistas y políticos e, incluso, algún fragmento de la Biblia. Estrenada en 1967, sigue siendo una obra de culto, representada en teatros en todo el mundo.

Casi cuarenta años después, en 2004, su retrospectiva en el Centro Cultural Recoleta causó escándalo. Fue un mordaz comentario sobre el silencio de la Iglesia frente al terrorismo de Estado ejercido por el régimen militar entre 1976 y 1983. Cerrada por la Justicia, volvió a abrir, hubo campañas pro y contra en los medios, procesiones de fieles indignados, y hasta una intervención del futuro papa, el entonces arzobispo de Buenos Aires, Jorge Bergoglio, quien acusó a León de blasfemia. Como Francisco, hay que decirlo, ha mostrado otras facetas y, a su vez, ahora recibe críticas y presiones de sectores cristianos.

Lo que León denunció, en el fondo, es el deterioro cada vez más extendido de nuestra civilización. Para hacer eso, tuvo que someter todos los factores a una mirada crítica: el discurso y actuar de los poderosos, e incluso la religión que él había heredado. Su modo de hacerlo, como artista, ha dejado una impronta duradera sobre la realidad. Para quien quiera entender lo que nos espera, sólo tiene que mirar. Empezando por ese cuerpo, que nos representa, y cuelga, en agonía, de una máquina de destrucción.

Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes

Elegí las obras que quieras ver en tu recorrido.

Accedé a beneficios exclusivos pensados para disfrutar y compartir la pasión por el arte

Sumate ahora

Arte Argentino

Un vasto panorama de arte argentino, con obras de sus mayores representantes

Ver Colección ›

Obras Maestras

Explorá las obras maestras de todos los tiempos en exposición y guarda

Ver Colección ›

También te puede interesar