Comentario sobre Sin título

El género de la naturaleza muerta, cuya tradición es esencialmente pictórica, en esta obra de Elba Bairon se presenta bajo la modalidad de una instalación escultórica. Siguiendo su nota característica, la artista ha reunido objetos de forma, dimensión, coloración y calidad matérica diversa en un mismo espacio compositivo, generando contrastes o relaciones de semejanza entre ellos. Y si bien todos poseen un carácter abstracto, algunos pueden vincularse con lo orgánico y degradable, mientras que otros con lo inorgánico y perenne. Por ejemplo, el volumen circular ubicado en el ángulo derecho delantero, tanto por su coloración como por la irregularidad del contorno y las sinuosidades interiores, se comporta como una surte de pan o alimento de esta índole, mientras que el esbelto cilindro ubicado en la zona central es asimilable a una botella o recipiente.
Lograr estas diferencias implica un gran dominio de las técnicas escultóricas. La mayoría de estas piezas han sido confeccionadas con pasta de papel y estuco o durlok, o con polyfan y estuco, mientras que una sola fue realizada con resina poliéster. El color que poseen se debe a la aplicación de pintura acrílica.
La formación de Bairon proviene de la asistencia a talleres de artistas particulares. Desde muy pequeña, y durante sus años de residencia en Montevideo (Uruguay), tomó clases de pintura, dibujo y cerámica. De adolescente cursó un año en la Escuela Nacional de Bellas Artes de la misma ciudad, estudios que se vio obligada a abandonar debido al cierre de la institución. Paralelamente se inició en la práctica de la pintura china, actividad que prosiguió durante el lapso de cuatro años. Entre 1966 y 1967 se instaló en Buenos Aires y a lo largo de la década del ochenta estudió grabado en diversos talleres, entre ellos en el de Alfredo Di Vicenzo.
Es entonces, y desde esta especialidad, que comienza a participar en exhibiciones y en certámenes del circuito institucional. Simultáneamente se dedica a la realización de escenografías paras las obras teatrales del poeta, actor y dramaturgo Emeterio Cerro, una práctica que evidentemente incidirá en el carácter objetual y en las instalaciones que caracterizarán su trabajo a partir de la mitad de la década del noventa.
En este desarrollo también serán relevantes los viajes que Bairon lleva a cabo a Bolivia, su país natal. La artista ha referido a la fascinación que entonces le produjo la imaginería religiosa, la calidad del acabado en estuco de estas piezas y la ornamentación y decoración de las iglesias.
La primera exhibición en la que Bairon muestra objetos e instalaciones es El living de “la cautiva” en tiempos de un futuro art-nouveau (Galería del Centro Cultural Ricardo Rojas, 1996). Allí utilizó filtro y estuco para componer un relieve de formas ondulantes que, contenido por un marco de madera, se adosaba a la pared al modo de un tradicional adorno hogareño. Bajo este concepto se inscribió también el resto de las piezas, como por ejemplo las pequeñas esculturas de aluminio o pasta de papel y de apariencia biomórfica.
Esta calidad de forma, al igual que el monocromatismos, o la total ausencia de color, es una constante en el trabajo de Bairon, como puede verse en la obra sin título que aquí se presenta. En este sentido se aprecia cierta reminiscencia de Hans Arp, Constantin Brâncuși y de otros escultores que a comienzos del siglo XX, sin perder la referencialidad mimética, abtrajeron la tradicional escultura figurativa. Asimismo, se la puede emparentar con las naturalezas muertas y el delicado uso del color de Giorgio Morandi.
Esta obra que hoy integra la colección permanente del Museo Nacional de Bellas Artes se desprende de dos instalaciones que Bairon exhibió en 2000 en la Galería Diana Lowenstein. Algunas de las piezas fueron vendidas, aunque se preservaron aquellas necesarias para componer una tercera versión.
En el año 2012 la artista fue distinguida con el Gran Premio Adquisición. Nuevos Soportes e instalaciones del Salón Nacional de Artes Visuales y con el Primer Premio Adquisición de la Fundación Federico Jorge Klemm.Natalia Pineau

Notas al pie

Versiones anteriores de esta obra fueron presentadas en: Elba Bairon, Diana Lowenstein Fine Arts, Buenos Aires, 2000 y Órgano, Galería 713, Buenos Aires, Buenos Aires, 2012.

Bibliografía

Fabián Lebenglik, “Dos docenas de ediciones de arteBa”, Página/12, Buenos Aires, martes 9 de junio, p. [?], 2015.