Winco

Winco

Compartir

Winco Ver en alta
Nº Inventario 11982
Obra no exhibida

Comentario sobre Winco

El “arte argentino de los años noventa”, del que Marcelo Pombo es uno de los artistas más representativos, comienza hacia fines de la década del ochenta con el desplazamiento de la pintura de índole neoexpresionista y la recuperación de lo objetual, de lo popular y de las manualidades entre otros procedimientos. Todas estas características están presentes en Winco (1986)
A través de una aplicación exageradamente envolvente de pintura acrílica en forma de dripping (chorreado), de brillantina y de recortes de revista, Pombo decoró este tocadiscos que había pertenecido a su familia desde los años sesenta y representativo de la industria masiva argentina de aquellos años. Lo mismo hizo con varios de los discos que había escuchado allí por primera vez; con los longplays de los grupos que constituyeron sus primeros amores musicales y los de toda una generación de jovenes, como los Beatles, Almendra, Manal y Led Zeppelin (1).
Este procedimiento de embellecimiento de objets trouvés (objetos encontrados) se vincula con las actividades manuales que Pombo desarrolló como docente de artes plásticas en colegios de chicos con discapacidad del conurbano bonaerense, actividad a la que se dedicó entre 1984 y 1992 (2). Pero más allá de la relación con esta experiencia, su adopción en el marco de la escena artística significó un corrimiento respecto de las Bellas Artes y de su tradición “masculina” a favor de una revalorización de las prácticas comúnmente denominadas “artesanías femeninas”; de aquellas manualidades decorativas u ornamentales atribuidas a las mujeres y, consecuentemente, al universo de lo doméstico u hogareño. Así, en Winco –como en muchas otras obras de Pombo–, el dripping característico del expresionismo abstracto, estilo “masculino” por antonomasia debido a su carácter expansivo, gestual, matérico y potente, es “amanerado”, subvertido en términos femeninos de acuerdo a su empleo relativamente medido sobre una superficie pequeña y acotada (3). Como ha señalado el mismo artista, se trata un “arte de escritorio” (4). Es decir, de un arte casero, artesanal y amateur, alejado a la dinámica del taller como escenario para la creación.
La cuestión genérico-sexual que atraviesa a la obra de Pombo se relaciona con su militancia durante 1984 en el Grupo de Acción Gay (GAG). Este se había conformado alrededor de 1982 a partir de la reunión de figuras como Oscar Gómez, Carlos R. Luis y Jorge Gumier Maier, entre otros. Su postura, antes que bregar por políticas igualitarias y por la configuración de una “identidad gay”, reivindicaba la figura de la “loca” o del “marica” como agente de desestabilización de la heternormatividad (5).
El vínculo que Pombo entabló con Gumier Maier en el marco del GAG se continuó por caminos artísticos. Fue este artista y periodista quien en 1987 facilitó la realización de la primera exhibición individual de Pombo en el Centro Cultural Ciudad de Buenos Aires –actual Centro Cultural Recoleta– donde mostró Winco junto con otras obras tempranas. Dos años después, cuando Gumier Maier ya era curador de la Galería del Centro Cultural Ricardo Rojas, Pombo hizo allí su segunda exhibición individual. Se trató de un evento trascendente para su carrera en la medida en que suscitó el interés de Pablo Suárez, quien lo invitó a conformar una muestra grupal junto a él y Miguel Harte. Así, a fines de 1989, y también en la Galería del Rojas, tuvo lugar Harte, Pombo, Suárez, reunión que se reiteraría tres veces más a lo largo del tiempo en diversas instituciones (6).
Si durante los años ochenta la cuestión genérico-sexual que transita la obra de Pombo se articula fundamentalmente con el universo adolescente, durante los noventa se relaciona más decididamente con la cuestión de clase, con lo “bajo” y denostado de acuerdo a los parámetros de la “alta cultura”, a lo que se suman elementos del mundo infantil. En este sentido es que su trabajo puede clasificarse como un “arte de lo subalterno”, de aquellas figuras sociales desplazadas o marginadas dentro del orden social (7). Ejemplo de ello son Telefé (1991), La navidad de San Francisco Solano, La fiesta de despedida de San Francisco Solano y Xuxa (1993), entre otras.
El mismo vínculo que Winco mantiene con el expresionismo abstracto se registra en varias de estas piezas en relación al pop-art. Este se presenta subvertido o adulterado a través de una profusión de procedimientos ajenos a su concepto o planteo artístico. De este modo, lo impersonal, racional, culto e intelectual es por lo singular, lo manual, lo desmesuradamente decorativo, y emocional.
Durante los 2000 el artista traslada estas cualidades a lo pictórico a través de la aplicación meticulosa y obsesiva de esmaltes sintéticos sobre paneles y, entre 2012 y 2014, desarrolla el Museo Argentino de Arte Regional (MAAR) en la red Flick.com.Natalia Pineau

Notas al pie

1- Marcelo Pombo en entrevista con la autora, 26 de enero de 2011.
2- Gabriel González Suárez (coord.), “Marcelo Pombo”, Presencias reales, Rosario, Escuela de Bellas Artes-Facultad de Humanidades-Universidad Nacional de Rosario, 1994.
3- Natalia Pineau, "Artes visuales y 'feminidad' en Buenos Aires durante la década de 1990", Revista Avances, n°18, 2010-2011, Córdoba, Universidad Nacional de Córdoba, 2011; “Maricas en Buenos Aires”, Exhibir y narrar el arte Latinoamericano / Latino- Grounds for Comparison: Neo-Vanguards and Latin American/U.S. Latino Art, 1960-90. Evento organizado por Dr. Andrea Giunta y Dr. George Flaherty del Center for Latin American Visual Studies (CLAVIS)-University of Texas at Austin, con el apoyo de la Getty Foundation-Universidad Torcuato Di Tella, Buenos Aires, del 2 al 6 de junio de 2014.
4- Gabriel González Suárez (coord.), “Marcelo Pombo”, op.cit, p. [19].
5- Natalia Pineau, “Maricas en Buenos Aires”, op.cit.
6- Natalia Pineau, “Espacios de exhibición durante los años noventa en Buenos Aires y la formación de una nueva escena artística”, María Isabel Baldasarre y Silvia Dolinko (eds.), Travesías de la imagen. Historias de las artes visuales en la Argentina, Volumen II, Archivos CAIA IV, Buenos Aires, EDUNTREF-CAIA, 2012.
7- Inés Katzenstein, “Marcelo Pombo, un artista del pueblo”, Marcelo Pombo. Un artista del Pueblo, [cat. exp.], Buenos Aires, Fundación Amalia Lacroce de Fortabat, 2015; Natalia Pineau, “Género y sexualidad en el campo artístico de Buenos Aires de los años noventa. La emergencia de nuevos sujetos creativos”, Orillas. Revista D’ispanistica, nº 4, Padova, Università Digli Studi Di Padova, 2015.

Bibliografía

1999 BENEDIT, Luis F. (dir.), Artistas argentinos de los ’90, Buenos Aires, Fondo Nacional de las Artes, reprod. color, p. 29.
2006 KATZENSTEIN, Inés; Marcelo Pachecho y Amalia Sato, Pombo, Buenos Aires, Adriana Hidalgo, reprod. color., p. 39.
MORENO, María, “Un artista del mundo flotantes”, Página 12-Radar, Buenos Aires, domingo 24 de septiembre, p. [¿?].
2009 GONZÁLEZ, Valeria y Máximo Jacoby, Como el amor, Buenos Aires, Libros del Rojas. Universidad de Buenos Aires, 2009, reprod. color., p. 66.
2013 [Anónimo], “Muestra: Algunos artistas / 90 – Hoy, en Fundación Proa”, Inrockuptibles, Buenos Aires, domingo15 de junio, reprod. color. p. [¿?].
IGLESIAS, Claudio, “Los años 90. La muestra Algunos artistas en Fundación Proa”, Página 12-Radar, Buenos Aires, domingo 5 de mayo, reprod. color. p. [¿?].
MOLINA, Daniel, “En el comienzo fue el Rojas”, La Nacion-ADN Cultura, Buenos Aires, viernes 10 de mayo, reprod. color. p. 18.
2015 GARCÍA, Fernando, “Pombo no nació para ser bello”, La Nación-ADN Cultura, Buenos Aires, viernes 22 de mayo, p. 17.