Le guignol (El guiñol)

Le guignol (El guiñol)

  • Autor: Zak, Eugène
    Nacionalidad Poloca
    (Rusia,Molgino,1884 – Francia,París,1926)
  • Origen: Larco, Atilio
  • Género: costumbres, escuela de París
  • Escuela: Rusa S.XX
  • Técnica: Óleo
  • Objeto: Pintura
  • Estilo: FiguraciónRetorno Al Orden
  • Soporte: Sobre tela
  • Medidas: 54,5 x 65 cm.
  • Ubicación: Sala 30 - Arte internacional y argentino 1920 - 1945 - Los lenguajes modernos

Compartir

Le guignol (El guiñol) Ver en alta
Nº Inventario 2699

Comentario sobre Le guignol (El guiñol)

​El tema y el estilo de Le guignol sitúan la obra en el último período de la carrera de Zak. Como joven artista, poco después de su arribo a París en 1901, Zak buscó inspiración en los grandes franceses de la tradición pastoral, Nicolas Poussin, Antoine Watteau y Pierre Puvis de Chavannes. Pescadores, pastores y sus familias prolijamente dibujados poblaron sus primeras telas ocupando paisajes idílicos que, a través del uso de contornos destacados y áreas planas de color, también reflejaban la influencia de Maurice Denis (1). Después de la Primera Guerra Mundial, las composiciones de Zak ilustraron cada vez más amplias escenas de interiores con tonos intensos y rojizos, como en Le guignol. Los contornos, antes bien definidos, comenzaron a disiparse entre las superficies cercanas de color, que ya no eran planas sino atemperadas con toques de luz. Surgió una nueva variedad de protagonistas. La aparición de músicos, bebedores solitarios, artistas callejeros o, como aquí, una familia jugando con títeres, emparentó su obra con la de sus contemporáneos establecidos en París, y con las preocupaciones del rappel à l’ordre de la posguerra, en el que abundaban enternecedoras escenas familiares y figuras de la commedia dell’arte.
El tratamiento estilizado y casi manierista del cuerpo humano fue la característica más notable de su obra (2). En Le guignol, tanto la posición lánguida de la madre, contemplando a su hija, como la postura de bailarina de la jovencita que refleja la forma del títere que tiene en las manos, fueron típicas de las proporciones alargadas y las poses líricas por las que fue conocido. Trabajando de memoria, más que por observación, el mundo que Zak creó en la pintura fue notable por su expresión nostálgica, habitado no por figuras contemporáneas visibles, sino por la idiosincrasia de una “sociedad de melancólicas marionetas” (3).Kate Kangaslahti

Notas al pie

1— Artur Tanikowski, Eugeniusz Zak. Sejny, The Borderland Foundation, 2003, p. 50.
2— Paul Fierens incluye a Zak en un grupo de artistas denominado Les Stylisateurs en: René Huyghe (ed.), Histoire de l’art contemporain: la peinture. Paris, F. Alcan, 1935, p. 293-298.
3— René Huyghe, “Les tendances réalistes. Introduction” en: René Huyghe (ed.), op. cit., p. 290.